©2019 by GuitarChello. All Rights Reserved.

GuitarChello + Science

 El dúo de GuitarChello nace tras la colaboración experimental entre un guitarrista de rock y un chelista del mundo clásico. Ambos trasgrediendo los límites de su formación, para adentrarse en el mundo de la creatividad; donde se deconstruye la pieza a los elementos básicos, se tolera la incertidumbre, para luego construir un nuevo elemento que será un regalo al mundo.


La Dra. Helen Trebbau, Médico Psiquiatra y Coach de Talento, es quien ha ayudado a navegar a este dúo diametralmente opuesto y a la vez tan cercano, a consolidar este encuentro experimental… no solo para el público en general, sino para trabajar con pacientes tanto de psiquiatría como de neurología.


Basada en la estimulación del sistema límbico (el “corazón” del cerebro) y las neuronas espejo, la Dra. Trebbau apuesta por fomentar la neuroplasticidad en estos pacientes. Las sesiones de música van acompañadas de la apertura sobre en Estigma de la enfermedad mental, tema tabú que paraliza muchas veces al paciente a confiar en su esencia vital y atreverse a crear.


El contenido médico de la sesiones, la cercanía terapéutica y  transporte al mundo interior que logran Fernando y Antonio con su música, hacen que GuitarChello deje un impacto plasmado en el oyente que permanecerá presente reverberante en su memoria y corazón.

 

The Power of Music

Al despertar del coma superó los diagnósticos médicos, pero cuando dejó la silla de rueda y dio una charla de agradecimiento a GuitarChello ¡sorprendió a todos!

 

De Estigma A Carisma

 

Dra. Helen Trebbau

Médico Psiquiatra, Biomédico y Life Coach

 

El Contundente Poder de la Música

Testimonio de una madre 

Diego es un niño muy especial, como son todos los niños para sus padres. Pero para nosotros Diego ha sido un regalo de Dios y una enseñanza de vida que agradecemos cada minuto de nuestra existencia. Él nos presentó al Autismo y nos ha enseñado a ser pacientes, a entender, a abrir nuestros corazones a ser humildes, a ser inclusivos y a no juzgar, y que el amor es definitivamente incondicional. Entre muchos otros aprendizajes. 

La música ha sido un factor importante en nuestras vidas porque te llena el alma, la vida, te hace sentir y recordar momentos de todo tipo pero todos por una razón. En nuestra casa siempre ha habido música y desde que Diego llegó la música se ha convertido en un factor aún más importante. Él nos la trajo a su manera. Para él la música lo es todo y todos lo géneros musicales los oye y los investiga en su iPad, busca los vídeos, hace anotaciones, listas, compra CDs y no puede estar sin ellos. Pero también la oye a su manera, en muchas ocasiones tan bajita que solo él la oye. En otras se tapa los oídos e incluso, a pesar de su amor por ella, hay oportunidades en que pide que la apaguemos en la casa o se quiere ir del sitio. 

Cuando recibimos la invitación a través de una querida amiga, Patrícia, para oír a GuitarChello tocar en vivo, y ya sabiendo su historia con Joaquín y como han sido una pieza importante en su recuperación, quisimos llevar a Diego a oírlos, nuevamente por sugerencia de nuestra amiga en común, para ver cuál era su reacción. Desde el momento que le dijimos que iríamos a oír música en vivo, no se lo tomó muy bien e incluso decía que no quería, que se quería quedar en la casa, pero al final lo convencimos diciéndole que comeríamos teqüeños, cosa que le encantan, y accedió a ir. Cuando llegamos nos dieron unos puestos muy especiales y bien cerca de la música, cosa que agradecimos pero al mismo tiempo nos preocupó porque pensábamos que él podría taparse los oídos o incluso pedir irse y nos parecía que iba a ser un desplante y una antipatía con GuitarChello y con nuestros anfitriones, pero tomamos el riesgo y aceptáramos los puestos, no antes sin advertir que estas cosas podrían pasar y que si así era, nos disculparan de antemano. 

Le pedimos sus teqüeños como le prometimos y esperamos que empezaran a tocar. Cuando GuitarChello comenzó su presentación a Diego se le iluminaron los ojos, su cara cambió y se le notaba la felicidad, la paz y el disfrute de estar allí. Su papá y yo muy pendientes de si se tapaba los oídos o se quería ir para hacerlo disimuladamente y sin molestar y fue maravilloso ver cómo esto no pasó y cada momento disfrutaba más y más. En un momento dado pidió por la tarjeta de presentación que estaba en la mesa y la guardó con su iPad, el cual no deja ni a sol ni a sombra. Esa noche al regresar a la casa estaba feliz y durmió feliz. No está de más comentar que a él le cuesta quedarse dormido, pero esa noche todo fluyó tranquilo y durmió sin problema. 

Al día siguiente en el desayuno lo primero que hace es preguntar por GuitarChello y por cada uno de sus integrantes, Fernando y Antonio, y nos pide que quiere ver los vídeos que grabamos. Se los pusimos y así pasó la mañana, oyendo y viendo los vídeos. Cuando se nos presentó una segunda oportunidad para verlos no dudamos en aceptar e inmediatamente se lo dijimos a Diego, se ilusionó muchísimo y nuevamente volvimos. En esta oportunidad no tuvimos que ofrecerle teqüeños ni nada para convencerlo, él estaba deseando oírlos y se arregló a la hora pautada sin discusión ni problema. Inmediatamente al verlos los reconoció y su entusiasmo crecía. Volvimos a tener unos puestos muy privilegiados, esta vez su papá y yo menos angustiados que la primera vez de que él se quisiera ir o no los quisiera oír, pero una vez más nos sorprendió gratamente lo que disfrutó el concierto, esta vez se aseguró de grabarlos él mismo con su iPad y de tomar fotos y volvimos a ver su cara de satisfacción y felicidad, y ese brillo particular en sus ojos que tanta alegría nos da. Una vez más esa noche volvió a dormir relajado y feliz, sin problema. 

Gracias GuitarChello por brindarnos esos momentos tan maravillosos y por la oportunidad de oírlos. Realmente llenan el alma y crean sentimientos maravillosos en uno. Diego siempre los recuerda y la tarjeta de presentación sigue en su mesa de noche, junto a su iPad y sus CDs como algo muy preciado, ¡incluso después de tantas semanas!